Cargando...

Rafael Rodríguez

Impulsor de Canarias Escribe Teatro.

universo #05

«El teatro es invisible en la sociedad. Ha llegado a
un grado tal de invisibilidad que la sociedad termina
por pensar que si un teatro se cierra no pasa nada.»

Me reúno con el director de escena Rafael Rodríguez en la cafetería del Hotel Parque, frente al parque San Telmo de Las Palmas de Gran Canaria. Acompañado por un cortado leche y leche largo, aprovecho para preguntarle por el proyecto "Canarias Escribe Teatro", que impulsa (junto con Alexis Corujo) desde su compañía 2RC Teatro. Yeray Bazo, otoño de 2016.

Cada vez está más asentada la idea de que asistimos a un boom de la dramaturgia canaria, apoyada tanto en la proyección nacional e internacional de autores como Irma Correa, Antonio Tabares o José Padilla, como en la eclosión de nuevas voces que están renovando el panorama teatral canario. Una de las iniciativas que está permitiendo esta renovación es el proyecto "Canarias Escribe Teatro". ¿En qué consiste esta iniciativa?
 
"Canarias Escribe Teatro" es un proyecto que está en marcha desde 2009 y que pone el foco sobre la autoría teatral canaria. Es importante decir que no es una escuela ni un proyecto para una sola compañía o para un par de autores. "Canarias Escribe Teatro" es un sello, una marca que indica que en Canarias se está haciendo teatro y que el teatro que se está haciendo es muy válido. Esto no sólo nos permite recuperar y volver a mirar la obra de los autores que han estado escribiendo durante estos últimos años, sino poder trabajar hacia el fomento de nueva autoría. Una vez establecido el proyecto, pusimos en marcha unas acciones que tienen que ver con la formación, la exhibición y la reflexión alrededor de la figura del autor.
 
Una de las patas más importantes de "Canarias Escribe Teatro" es la formación. ¿En qué consisten estos talleres?
 
En un primer momento, la idea de los talleres la empezamos a armar y a desarrollar con José Ramón Fernández y con Irma Correa, y en los primeros años tenía la idea de trabajar estructuras muy concretas que fueran avanzando en un desarrollo temporal. En este sentido, los autores podrían empezar trabajando sobre el personaje para, en talleres sucesivos, tratar otros aspectos como la creación de la trama o el desarrollo de los conflictos. Esta idea dio paso a otra, la que tenemos hoy en marcha, que consiste en que cada autor que nos visita da su visión sobre la dramaturgia a partir de un tema que propone. Nos hemos dado cuenta de que es mejor dar herramientas desde la individualidad de cada dramaturgo y no crear una línea concreta de estilo. Así, cada autor que asiste a nuestros talleres se desarrolla individualmente desde su propio deseo poético, dramático y literario. Lo que sí nos importa es que los autores que visitan nuestros talleres establezcan una comunicación entre ellos, que se pasen los textos, que hablen sobre lo que están escribiendo, que compartan inquietudes. Aunque hay autores reincidentes que, además, ya están empezando a estrenar sus obras y a ganar premios nacionales e internacionales, hemos querido volver a poner el foco en las nuevas voces para intentar incidir en otra generación y extenderlo a toda la comunidad canaria.
(Cabe añadir que estos talleres los han impartido autores como José Ramón Fernández, Sergi Belbel, Borja Ortiz de Gondra o Paco Bezerra)
 
En esos talleres los autores y autoras generan materiales que no se quedan sólo en el papel, sino que intentáis que la experiencia se complete con pequeñas muestras ante público. ¿En qué medida creéis que esto ayuda a los autores en su escritura?
 
Si el teatro no se representa no existe como teatro, existe como literatura. El autor dramático es una pata más de la escena, si no confronta lo que escribe de alguna manera no consigue saber si lo que está escribiendo funciona o no. No es lo mismo escribir en el laboratorio de tu mesa que hacerlo en el laboratorio de la escena. Testar el material permite ver a los autores qué textos no funcionan, qué acciones no quedan claras, qué cosas hay que completar. Pero también qué es lo que funciona y se puede potenciar.

En esta línea habéis dado un paso más con la creación del Laboratorio de Escritura Teatral "Canarias Escribe Teatro". ¿En qué consiste?
 
Ya llevamos tiempo trabajando la fórmula del laboratorio. Cuando montamos La quinta pared de Maykol Hernández, le pusimos en contacto con Irma Correa. Irma asesoraba a Maykol durante el proceso de creación del texto, servía como dramaturgo-espejo de lo que estaba escribiendo, una visión desde fuera y desde dentro a la vez. Este proceso lo terminaba la puesta en escena, que añade al proceso de creación un equipo de trabajo (director y actores) que también influyen en la redacción final del texto. Lo que hemos querido hacer este año es que eso sea público, es decir, hemos sacado una convocatoria para que cualquier autor canario, sin importar donde esté, pueda presentar su idea de texto, de lo quiere escribir. Un jurado de profesionales ha seleccionado un proyecto: el texto de Miguel Ángel Martínez llamado El rompeolas. En el proceso de creación está trabajando con Yolanda Pallín, espejo de ese proceso de trabajo, al que seguirán los ensayos y el montaje, puesto que la obra se estrenará en la Sala Insular de Teatro. Ojalá pudiésemos hacer más de uno al año, pero no somos una institución, somos una compañía. "Canarias Escribe Teatro" no debería ser una iniciativa privada. El impulso puede surgir en lo privado, pero como proyecto debería ser institucional para poder mantener la libertad de creación y que ésta no esté condicionada a otros factores.
 
Vosotros que estáis en contacto con las nuevas voces del panorama canario, ¿cuáles creéis que son sus inquietudes en cuanto a temas, estilos, planteamientos?
 
Es muy variopinto y creo que es el mejor valor que tiene el proyecto. Todos los autores canarios forman parte de este proyecto, es un proyecto para todos, todos son autores de "Canarias Escribe Teatro". Trasciende el trabajo de una compañía, por eso debería ser institucional, porque al final habla de la identidad de una comunidad autónoma, la identidad de un territorio que es capaz de generar una cultura teatral importante. Algo de esto se está consiguiendo. Lo vemos en la atención que hace un año dio la revista Primer Acto al teatro canario actual o en artículos de prensa que se preguntan qué está pasando en Canarias. Si mañana tuviéramos que cerrar este proyecto, nos iríamos satisfechos porque la semilla ya está puesta. Ya nadie podrá tirarlo abajo porque hay gente escribiendo teatro ahora mismo y ellos animan a otros y las compañías los miran y los quieren estrenar.
 
El panorama teatral español es muy rico y disperso. Tanto que en la mayoría de las ocasiones desconocemos lo que se escribe en otros lugares. Contexto Teatral intenta ser una herramienta que ayude a crear un espacio de encuentro virtual autores y autoras. ¿En qué medida creéis que este portal puede ayudar a que se conozca mejor la dramaturgia canaria?
 
Todo aquello que permita traspasar las fronteras, que se haga eco de lo que aquí se está haciendo va a favorecer a los autores canarios, sirviéndoles de portal de encuentro. Creo que puede ayudar y va a ayudar. Una de las dificultades con las que nos encontramos los directores es encontrar textos, descubrir nuevos lenguajes y por eso es importante tener un sitio donde buscar. A "Canarias Escribe Teatro" le va a venir muy bien. Si yo me he quejado de algo siempre es que el teatro es invisible en la sociedad. Ha llegado a un grado tal de invisibilidad, que la sociedad termina por pensar que si un teatro se cierra no pasa nada. Si un teatro no programa la gente no se va a molestar porque la sociedad no ve el teatro como algo propio, no lo tiene entre sus valores. Hemos perdido algo que tenemos que recuperar e iniciativas como Contexto Teatral pueden ayudar porque internet nos permite llegar a todos lados y hacer que lo invisible empiece a verse otra vez.

Con el apoyo de Acción Cultural Española.

Actividad subvencionada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.